domingo, 21 de junio de 2015

Respeto y relaciones asimétricas


(primera aproximación)
por Cristián Vila Riquelme


Un día mi hijo, en su último año de Liceo, llegó con una tarea en principio complicada, y que es el título de este texto. Él sabe que la asimetría y todo eso es uno de mis temas, por excelencia. De manera que conversamos largamente y esto es lo que salió, resumido, de allí, (aunque la profesora que planteó, sin mediar explicación ninguna, el tema, luego parece no haber entendido mucho el lío en el que se había metido; delicias de la educación…):
Si entendemos por respeto aquella relación que se establece con el Otro en función de una paridad o simetría, se nos plantea inmediatamente lo que significarían las relaciones asimétricas, en el sentido de que el respeto mutuo, en términos ideales, implicaría cualitativamente una cierta equidad entre el Yo y el Otro o, dicho de otro modo, existiría entre el Yo y el Otro un mismo nivel de valía.
Pero si observamos los procesos cotidianos de las relaciones humanas, podemos darnos cuenta de que todo aquello de la equidad o del mismo nivel de valía no se plantea, en la realidad, de modo tan absoluto. Pues la simetría, según algunos pensadores, en tanto proyección ideal de una línea media no existiría como tal en la naturaleza. Dicho con un ejemplo visual, el hombre perfecto de Leonardo sólo existe en el dibujo (ideal) de dicho artista. El ser humano no muestra una perfección de esa magnitud: siempre un ojo es más pequeño que el otro, un hombro está más abajo que el otro, una rodilla es más voluminosa que la otra, etc.
Análogamente, las relaciones humanas suelen ser complejas porque están teñidas por los caracteres disímiles de quienes las establecen, los distintos modos de pensar, los distintos modos de sentir y de actuar, los idiomas diversos, las diferentes culturas en juego ―son los “juegos de lenguaje”, de los que habla maese Wittgenstein, entendiendo al lenguaje como “modo de vida”. En ese sentido, podríamos afirmar que las relaciones humanas suelen ser relaciones asimétricas por cuanto la línea media (ideal) se desploma al confrontarse con lo anterior. En términos políticos, por ejemplo, es lo que hace la distancia entre una doctrina determinada y su práctica en una realidad social, política y económica dada. Sería, entonces, imposible simetrizar de manera ideal el conglomerado humano.
Por estas razones, otra definición del respeto sería posible. Respeto sería, pues, aquello que se establece, en términos éticos, entre seres disímiles, diversos, distintos, sin necesidad de un mismo nivel de valía (ideal) o de equidad (también ideal), sino que en función de esa diversidad y de esa asimetría que es la que nos define como seres humanos. El respeto funcionaría aquí como aquello que reconoce y modera la asimetría de las relaciones humanas o, dicho de otro modo, como aquello que hace posible el reconocimiento del Yo por el Otro y del Otro por el Yo, sin por ello obligar a ambos a establecerse como necesariamente iguales en función de la línea media de la simetría.

Crónica escrita en 2007.-

Portada histórica de la Revista Extramuros83

Portada histórica de la Revista Extramuros83
Los tiempos complicados del período dictatorial en Chile, requerían de fuerza y valentía. Y Extramuros83 hizo lo suyo.